Día del Amor:

México, D.F. a 14 de Febrero de 2007

 

Quiero aprovechar este llamado "Día del amor y la amistad" para compartir con ustedes una reflexión muy personal:

Es costumbre en nuestro país, en el vecino del norte y en otros cuantos más, el celebrar dicho día; en el cual se gasta más de lo que se aporta. Muchas personas piensan que por dar algo material o gastar mucho ese día, ya están aportando algo a la persona a la que se lo entregan, y pues yo creo que no es así. Es parecido a fechas como Navidad, el Día de la Madre y/o del Padre, entre otros; en los cuales es más lo material que el sentido y el sentimiento.

¿Cómo podemos celebrar un día así, viendo todo lo que sucede a nuestro alrededor? Vamos a celebrar el día del amor comiendo con nuestra pareja o amigos, y en el camino vamos insultando a transeuntes y conductores porque hay mucho tráfico; contestamos mal al mesero porque no llegó la comida como la pedimos; en otros sitios están asaltando a varias personas por conseguir un automóvil, un reloj, una cartera o algún objeto de valor (monetario); en otros países, no dejan de caer bombas, misiles y balazos por intereses monetarios o políticos; en el mundo entero continúa la intolerancia y violencia hacia personas de diferente color, religión, ideología, posición socio-económica-cultural, orientación sexual o simplemente género.

¿Es lógico aparentar que todo es Amor cuando no es lo que damos durante todo el año? Si amáramos en verdad no habría peleas, guerras, violencia, intolerancia, asesinatos, robos, mentiras, humillaciones, ni actos que dañaran a cualquier persona o ser vivo que me rodea, aunque sea totalmente distinto a mí. No veo lógico regalar una flor, un globo o cualquier otra cosa, cuando no somos capaces de sonreír durante un día completo, de disfrutar cada momento del día, de aprender de cada persona que conocemos, de ayudar a aquellos que nos necesitan.

En fin; creo que debemos comenzar a entrenar diariamente, para fortalecer nuestra alma, mente y corazón, para que no sólo demos "cosas" algunos días del año, sino para que cada segundo hagamos sentir bien a los demás y a uno mismo, regalando AMOR y AMISTAD verdadera.

Disfruten cada día como si fuera el último de su vida porque, en verdad, puede serlo...

 

Regresar al menú de artículos