La contrariedad de los espacios y el

miedo en la comunidad "T" closetera:

México, D.F. a 21 de Septiembre de 2006

 

Este es un tema, por demás, interesante. Y pienso referirme, específicamente, a la comunidad "T" mexicana, ubicada en el Distrito Federal, área metropolitana y quizás en ciudades importantes como Guadalajara, Monterrey y algunas otras zonas en nuestro país; porque es de donde tengo algo de conocimiento y (si la colocamos en el tiempo) nos ubicaremos a partir del surgimiento de la Internet y sus grupos o comunidades virtuales.

En primer lugar comenzamos, de manera individual, a buscar información respecto a nuestros (muy particulares) gustos por la ropa, accesorios o vida femenina. Luego comenzamos a encontrar a personas similares; después intentamos hacer contacto con ellas. Como siguiente paso se empiezan a formar grupos o comunidades virtuales de anónimos con nombres femeninos. Y, como paso final, se crean espacios físicos para que estas personas anónimas puedan vivir o experimentar esa feminidad como ellos deseen, sin necesidad de arriesgar su vida "normal", porque continúan en el anonimato de un lugar con cuatro paredes.

Todos estos pasos no se dieron en un día, y es el trabajo, el valor y las ganas de unos cuantos lo que hizo que se fuera avanzando en dichos aspectos en nuestra pequeñísima comunidad "T". Y no digo pequeñísima, porque sólo seamos unos cuantos los que tengamos estos particulares gustos por lo femenino; ¡No! Digo pequeñísima, porque sólo algunos han tenido el valor de VIVIR. ¿Creen que exagero con todo lo que engloba el VIVIR? Yo creo que no es aventurado el afirmar esto; ya que, si las personas temen dar pasos en algunas circunstancias de la vida, seguro que en varios otros aspectos también tienen miedo y no viven como les gustaría vivir; por lo tanto, estas personas no conocen el valor de la vida y no son, totalmente, FELICES.

Y la contrariedad está en lo siguiente: ¿Para qué piden tantos de estos personajes anónimos virtuales espacios físicos, si jamás los van a visitar?, ¿De qué sirve que unos cuantos hagan esfuerzos para que tengamos todo lo que uno requiere a la mano, si el miedo jamás nos dejará conocer esos grandes esfuerzos y a esas valientes personas?, ¿No se le podría llamar a eso ingratitud?, ¿No creen que esas personas y otras tantas han tenido que abandonar, cerrar o dejar esos proyectos por falta de interés de la comunidad "T"?, ¿Realmente piensan que de esa manera lograremos conformar un grupo sólido al estilo Lésbico o Gay?, ¿Creen que los pocos valientes se pueden parar a representar ante organizaciones o gobierno a una enooorme comunidad, pero sólo virtual?

Desgraciadamente esa apatía ha hecho que lugares, espacios, foros, personas y demás, cierren o abandonen todos sus interesantes proyectos. Grandes ideas que pudieron crecer impresionantemente, pero que, por falta de apoyo, tuvieron que dejarse en el baúl de los recuerdos.

Piden tiendas, clases, consejos, foros, lockers, trucos, lugares, antros, eventos y más; y muy pocos asisten. En realidad siempre veo las mismas caras en todos los lugares que se han abierto en esta capital mexicana. Y seguro pasa igual en los otros espacios que hay en el interior de la República.

Y concluyo con estas otras preguntas: ¿Para qué piden lugares si no los aprovecharán?, ¿De qué sirve que dichos lugares tengan todo para nosotros, si por miedo jamás los visitarán?, ¿Están seguros de que el mañana llegará para ustedes y para todo lo que quieren vivir y aún tienen pendiente?

Se los dejo de tarea. ¡Que Dios los bendiga e ilumine!

 

Regresar al menú de artículos