Vicios, ¿Quién domina a quién?

México, D.F. a 28 de Agosto de 2006

¡Hola, amigos! ¿Cómo han estado? Espero que cada vez más felices.

En esta ocasión quisiera abordar un tema que creo importante, no sólo en nuestra comunidad T, si no en cualquier círculo de convivencia: Los Vicios. Y quisiera comenzar con una pregunta que me he hecho al ver a muchas personas ingerir algunos de estos vicios (hoy sólo me referiré a tres de ellos; tabaco, alcohol y drogas).

¿Quién domina a quién?

De principio lo lógico es pensar que el Ser Humano puede dominar cada una de sus decisiones en la vida. Suena fácil, ¿No? Pero, ¿Hasta dónde podemos decir que el tabaco, el alcohol o hasta la droga, son para aumentar la diversión en nuestros círculos familiares o de amistades?

Hablar de un número exacto de cigarros, de copas o de dosis de droga (en cualquiera de sus presentaciones) es complicado; ya que todo depende del cuerpo, metabolismo, edad, etc. De cada persona que hace uso de los mismos.

Tomarse una o dos copas en una comida, fumarse un cigarrillo en una charla con los amigos; quizás sea un desinhibidor de sentimientos, pensamientos o maneras de ser; que ayudará a que la charla, plática o negocio avance de una manera más cómoda o fluida.

Pero, ¿Qué pasa cuando las dosis o cantidades consumidas hacen que nos perdamos? Sucesos que calificamos, simplemente, como: "Qué buena borrachera me puse anoche", "Ayer fumé como chacuaco" o "Qué buen pasón me di ayer". Frases chuscas que se toman a la ligera o como algo pasajero, pero que al repetirlas con cierta frecuencia, nos pueden dar un aviso, a tiempo, de que ya comenzamos a dejarnos dominar por estas sustancias.

Las consecuencias no son sólo, el ridículo social, las huellas que dejaste en el auto, baño, antro, restaurante o sala en la que estuviste "con-bebiendo", la nube de humo que después quedó impregnada en ropa, muebles, vestiduras y hasta en el cabello. ¡No! Va más allá de eso. Por ejemplo: Problemas físicos tales como enfermedades respiratorias y cardiacas, mal funcionamiento de hígado y riñones, y (si queremos ir más adelante) cirrosis, cáncer y muerte. Quizás me pregunten "¿Pero qué tiene de malo la muerte?", y yo les contestaría, "La muerte nada, lo malo fue la manera en que consumiste tus horas de vida". Y a eso quería llegar.

No sabemos cuántos minutos, horas, días o años estaremos mas en esta vida; por lo que, ante esa incertidumbre, deberíamos aprovechar cada uno de estos minutos para disfrutar todo lo que la vida nos pone enfrente, pero, quisiera preguntarles ¿Realmente disfruto los momentos bajo una sobredosis de alcohol, cigarro o droga, o ni siquiera me acuerdo con quién estuve ese día?, ¿Es muy divertido para las personas (esposas(os), novias(os) o amigas(os)) tener que estarlos cuidando, pagando o pidiendo perdón por los desmanes que realizaron?, ¿El que tus amigos y familiares te abandonen por todo lo que los has dañado física o psicológicamente, te hará sonreír a todo momento?, ¿Llegar a herir, lastimar, dejar paralítica o hasta a matar a otra persona por manejar un vehículo bajo los efectos de estas sustancias, crees que te hará sentir muy bien?, ¿Crees que a nuestros familiares o amigos les gustará mucho vernos en una cama sufriendo y pensar en cómo desperdiciamos nuestra vida? Y al encontrarnos en estas situaciones, vuelve la pregunta ¿Quién domina a quién?

Les dejo a cada uno de ustedes las respuestas. ¡Les mando un besote!

 

Regresar al menú de artículos